Es temporada del guaporetí, la cereza del monte

Por José Antonio Radins*. Especial para Frontera Jesuita

BIODIVERSIDAD | 25.10.2017





El Guaporetí es un árbol de follaje persistente, que pertenece a la familia de las Mirtáceas, al igual que la Pitanga, la Cerella y el Guapurú Su nombre científico es Plinia rivularis, del mismo género que el Guapurú

Alcanza una altura máxima de 10 a 12 metros, con copa redondeada y densa. Las hojas son simples muy parecidas a las de la pitanga, de color verde rojizas y pilosas cuando son jóvenes mientras que pierden la pilosidad cuando se vuelven adultas cambiando además su coloración a verde brillante, opuestas, con ápice agudo y base con forma de cuña, de 5-7 cm de largo por 1-3 cm. de ancho. El tronco es más o menos liso, con placas de color marrón amarillentas que se desprenden fácilmente.

Las flores del Guaporetí son blancas, con numerosos estambres, dispuestos en inflorescencias racimosas. Florece entre agosto y septiembre. Los frutos son globosos, de 1,5-2 cm. de diámetro, lisos, rojos, morados a casi negras cuando maduran, de pulpa clara, dulce y muy sabrosos.

Los frutos del Guaporetí maduran entre octubre y noviembre. Se la consume como fruta fresca, aunque también es excelente para preparar jaleas, dulces, mermeladas y jugos.

Es un árbol con gran potencial como ornamental y melífero, también para alimento de la fauna nativa, en especial para las aves. Se reproduce fácilmente por semillas. Se distribuye en Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina. En nuestro país está citada como nativa para las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones, donde es frecuente hallarlo cerca de los ríos y arroyos.

*Profesor de Biología ** Fotos: Archivo de José Radins